Rayos X

Nuestros pacientes podrán realizarse radiografías, en el caso de que los médicos lo crean conveniente, aunque no es necesaria prescripción, además sin necesidad de salir de la clínica.


Los rayos X, o radiografía, de los huesos utilizan una dosis muy pequeña de radiación ionizante para producir imágenes de cada hueso del cuerpo. Se utiliza comúnmente para diagnosticar huesos fracturados o dislocación de articulaciones.

“Asistimos al paciente para que encuentre la posición más cómoda posible que garantice la mejor calidad de imágenes de rayos X.”

Aurora Janeiro Sánchez

Operedor de Rayos

No es necesaria prescripción Médica

Las radiografías de huesos son la forma más rápida y fácil para su médico de ver y evaluar fracturas de hueso, lesiones, y anormalidades en las articulaciones.

  • Antes de hacerse una Radiografía

    Este examen requiere de poco o nada de preparación especial. Hable con su doctor y con el tecnólogo si existe alguna posibilidad de que esté embarazada. Deje las joyas en casa y vista ropa suelta y cómoda. Se le podría pedir que se ponga una bata durante el examen.

  • Preguntas frecuentes

    ¿En qué consisten los rayos X óseos (radiografía)?
    Un rayos X (radiografía) es un examen médico no invasivo que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar las condiciones médicas. La toma de imágenes con rayos X supone la exposición de una parte del cuerpo a una pequeña dosis de radiación ionizante para producir imágenes del interior del cuerpo. Los rayos X son la forma más antigua y de uso más frecuente para producir imágenes médicas.
    Una radiografía ósea toma imágenes de cualquier hueso en el cuerpo, incluyendo la mano, muñeca, brazo, codo, hombro, columna, pelvis, cadera, muslo, rodilla, pierna (espinilla), tobillo o pie.
    ¿Cuáles son algunos de los usos comunes de este procedimiento?
    Una radiografía ósea se utiliza para:
    diagnosticar huesos fracturados o dislocación de una articulación.
    demostrar la alineación y estabilización correcta de fragmentos óseos posterior al tratamiento de una fractura.
    guiar la cirugía ortopédica, como por ejemplo la reparación/fusión de la columna, reemplazo de articulaciones y reducción de fracturas.
    buscar lesiones, infecciones, signos de artritis, crecimientos óseos anormales o cambios óseos observados en las afecciones metabólicas.
    asistir en la detección y el diagnóstico de cáncer de hueso.
    localizar objetos extraños en los tejidos blandos que rodean los huesos o en los huesos.

  • El Procedimiento

    Una radiografía ósea no es un procedimiento doloroso.
    Puede experimentar incomodidad por la temperatura baja en la sala de examen. También puede encontrar incómodo mantenerse inmóvil en una posición en particular o recostarse en una mesa de examen dura, especialmente si se encuentra lesionado. El tecnólogo lo asistirá para que encuentre la posición más cómoda posible que garantice la mejor calidad de imágenes de rayos X.

Pide cita ahora

Para dar un mejor servicio, es recomendable que pida cita previa.